Skip to content

Cómo afecta la pandemia a los adultos mayores

Comparte:

Por el Dr. Roberto Salinas.

La situación única que conlleva la pandemia por Covid-19 es un desafío para toda la población, sin embargo, el grupo de los adultos mayores es quizá el que más la viene sufriendo. Además de las restricciones que nos impone la situación de salud, se ha sumado el impedimento obligatorio de salida para los adultos mayores que inicialmente fue decretado y que ha tenido que ser modificado debido a su dudosa utilidad y, más aún, su legalidad.

“El hecho de no poder salir tiene impacto en todos nosotros, tanto desde el punto de vista físico como mental y afectivo. Sobre todo, para aquellos adultos mayores que solían ser activos, los que estaban acostumbrados a salir regularmente para hacer ejercicio, caminatas o simplemente a realizar sus actividades familiares, sociales o laborales.” mencionó Roberto Salinas, Médico Geriatra de la Clínica Anglo Americana.

Desde el punto de vista físico, los adultos mayores se han visto obligados a una vida más sedentaria, lo que produce una serie de cambios en el peso, la masa muscular, la densidad de los huesos además de pérdida en el acondicionamiento físico. Esto es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares y el sobrepeso (que además es factor de riesgo para una serie de otros problemas). Por ello, aquellos adultos mayores que ya sufrían de problemas de salud, como por ejemplo hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares o enfermedades respiratorias se han visto descompensadas a consecuencia de la falta de actividad física. El menor movimiento también produce pérdida de la masa muscular (sarcopenia) y de masa ósea.

Por lo tanto, el especialista recomienda que durante la pandemia consideremos los siguientes puntos a modo de prevención.

● Moderar la dieta: Hay que tener mucho cuidado con las calorías (disminuir harinas, dulces y grasas); es preferible no comer entre comidas y enfatizar en las verduras, frutas y
asegurar una cantidad adecuada de proteínas.
● Hacer ejercicio: En muchos casos es suficiente caminar, sin embargo, aquellos adultos mayores acostumbrados a realizar ejercicios más exigentes, deben volver poco a poco a ellos.
● Salud mental: El tener una buena salud física contribuye a nuestra salud mental, sin embargo, no es suficiente. El aislamiento y la incapacidad de poder ver a nuestros seres queridos
nos afecta seriamente. Debemos encontrar actividades que llenen nuestro tiempo libre, de preferencia cosas nuevas que nos cuesten esfuerzo como por ejemplo aprender un nuevo idioma,
o tocar un instrumento musical. De esta manera podremos mantener, o inclusive mejorar, nuestra capacidad mental.

La parte afectiva es probablemente la más afectada y se pueden provocar problemas como depresión, estrés y ansiedad por temor a enfermar de Covid (justificadamente), y suele presentarse con mayor frecuencia en los adultos mayores. Por ello, debemos mantener nuestros vínculos familiares y amicales. Afortunadamente en la actualidad contamos con la tecnología capaz de permitirnos vernos las caras cuando nos comunicamos, poder ver jugar a nuestros nietos a la distancia y que ellos nos vean y nos muestren su cariño.

Deja un comentario





Archivos

Scroll To Top