Skip to content

Urgencias Pediátricas: Por qué debemos acudir cuando los niños presentan problemas de salud

Comparte:

Escrito por el Dr. Luis Ascarza, Coordinador de Urgencias Pediátricas.

Es muy normal que a los niños se les caracterice por exploradores, curiosos, descubridores entre muchas cosas más. Esto se da porque cuando somos pequeños aún estamos conociendo el mundo y queremos indagar más en este nuevo territorio lo que permite que haya mayores probabilidades de que ocurran accidentes en comparación con las personas adultas ya que a esa edad no se le suele tener miedo a las nuevas acciones.

Cuando un niño presenta problemas de salud que no pueden manejar, más allá de la gravedad, lo mejor es que los padres lo lleven a un centro médico, teniendo en cuenta que no son pediatras y no deben medicar al menor.

Las urgencias pediátricas más comunes son procesos respiratorios infecciosos y no infecciosos (resfriados comunes, crisis asmáticas, entre otros), dolores abdominales, fiebre, vómitos o diarrea, que pueden presentarse en cualquier momento, por lo que es necesario contar con un centro médico que cuente con experimentados pediatras de guardia en todo momento.

Es importante mencionar que, debido a la pandemia, la Clínica Anglo Americana ha reforzado sus protocolos de bioseguridad con flujos diferenciados, áreas reservadas, equipamiento, tecnología adecuada y personal capacitado. Además, ha dividido responsablemente las atenciones de urgencias: Urgencia Respiratoria, donde se atienden los casos sospechosos de Covid-19 y Urgencias comunes, donde se atienden los casos pediátricos con total seguridad y confianza. No solo es una separación física, sino también a nivel de todos los protocolos.

Después de la atención, el doctor encargado realizará un trabajo conjunto con el pediatra de cada niño, independientemente de si pertenece o no a la clínica. En este proceso, no solo le informará sobre el estado de salud del menor, sino también le brindará los resultados de los exámenes, pues esta área soluciona la atención de urgencia, pero los controles posteriores deben estar a cargo del médico de cabecera de cada niño.

En caso sea necesaria la atención médica durante el toque de queda recuerda manejar a una velocidad de 30 km/h, encender las luces intermitentes y colocar una prenda blanca en la ventana delantera o en los retrovisores. Después de cada atención, los padres recibirán la receta médica con la hora y la fecha respectiva, lo que les funcionará como un salvoconducto para pasar el control policial.

Deja un comentario





Archivos

Scroll To Top